Técnicas de Fecundación In Vitro

Las técnicas de fecundación in vitro nos ayudan a conseguir un embarazo cuando existe alguna dificultad.

Se utiliza el propio ciclo de la mujer para estimular los ovarios e intentar conseguir el mayor número de óvulos posibles (dependiendo de la reserva ovárica de cada mujer). Tras obtenerlos mediante punción folicular, se preparan, a la par que los espermatozoides, para su unión y formación de los embriones.

La unión de ambos gametos (óvulo y espermatozoide) se realiza en función de las características de estos y de la historia de cada pareja. Existen dos formas, la Fecundación In Vitro Convencional, en la cual dejamos ambos gametos en un medio para que ellos se encuentren y ser reconozcan; y el ICSI, algo más compleja, se basa en introducir el espermatozoide mediante microinyección dentro del citoplasma del óvulo. El siguiente paso que se tiene que dar después de juntar ambos gametos es la fecundación. A partir de estos ovocitos fecundados (cigotos) comienza el desarrollo embrionario como tal.

Los embriones se desarrollan en los incubadores que tenemos en el laboratorio de FIV y se va controlando su evolución diariamente. Antes lo hacíamos una vez al día, en unas horas determinadas de desarrollo. Ahora podemos observarlos cada 5 minutos gracias a la tecnología Time-Lapse  y así seguir su evolución de una manera mucho más exhaustiva. Lo que pretendemos es obtener información suficiente para valorar su calidad y su posible potencial de embarazo. Las transferencias se pueden hacer en Día 3 o Día 5 de desarrollo embrionario.

Tras su clasificación y selección, se realiza la última parte del proceso de reproducción asistida, la transferencia embrionaria. Vamos a dejar el mejor embrión obtenido en el útero materno. Se canaliza el cuello del útero y con una sonda ecoguiada, se deposita el embrión en el fondo del útero, donde posteriormente deberá ser capaz de implantarse.

La prueba de embarazo se hace a los 10-12 días dependiendo del momento de la trasferencia.

La duración de todo el proceso es corta, desde que se empieza con los pinchazos para estimular los ovarios hasta que sabemos si la prueba de embarazo es positiva, es de 1 mes aproximadamente.

Olaia Aguirre. Embriologa

¿Por qué elegir ART para tu tratamiento?

Privacidad y profesionalidad

Nos preocupamos por preservar tu privacidad, tanto en las visitas y consultas a nuestro centro, como durante las intervenciones.

Tecnología vanguardista

Utilizamos tecnología de vanguardia para nuestros tratamientos, proporcionando una tasa de éxito más elevada.

Respondemos a todas tus dudas

No te dejamos con ninguna duda acerca de los procesos, tratamientos y técnicas para que sientas en todo momento que estás en buenas manos.

Ayuda 100% financiación

En ART, queremos ayudarte a cumplir tu sueño de ser madre, por eso financiamos el 100% de tu tratamiento. ¡Consúltanos!