Home/Fecundación In Vitro, ICSI
La Fecundación In Vitro en el Centro de Reproducción Asistida ART

Fecundación In Vitro, ICSI

La fecundación in vitro consiste en fecundar los óvulos, una vez extraídos de la mujer mediante una punción folicular, con los espermatozoides del varón.

Los óvulos pueden ser fecundados de dos formas, mediante FIV convencional o ICSI (Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides). El FIV convencional consiste en depositar cada óvulo en una concentración concreta de espermatozoides; y en el ICSI se introduce el espermatozoide dentro del óvulo mediante microinyección.

Indicaciones

  • Factor masculino moderado-severo (REM entre 1-3 M estará indicada el FIV convencional, mientras que con recuentos < 1 M se indica el ICSI).
  • Factor tubárico (obstrucción de las trompas).
  • Fracaso en inseminación artificial.
  • Esterilidad superior a dos años.

 

Fases

1.     ESTIMULACIÓN OVÁRICA CONTROLADA: se administrarán hormonas para estimular el crecimiento folicular, en este caso se dan dosis más altas que en las inseminaciones, puesto que necesitamos reclutar el máximo número de ovocitos disponibles en esa paciente ese ciclo. Durante la estimulación llevaremos un control estricto y periódico con ecografías y analíticas, hasta que se los folículos lleguen a su desarrollo óptimo; será entonces cuando se administre la hCG y 35 horas después se lleve a cabo la extracción de los óvulos.

La administración de la medicación será diaria, desde el segundo día de la regla y por inyecciones vía subcutánea, que podrá ser autoadministrable ya que no comportan dificultad.

2.     PUNCIÓN FOLICULAR: se realizará en quirófano y bajo sedación, con una duración aproximada de 10-15 minutos. Mediante control ecográfico, con una aguja conectada a un sistema de aspiración, se procede a la punción y vaciado de los folículos, obteniéndose así los ovocitos que hay en su interior. La pareja deberá recoger la muestra seminal durante el proceso.

3.     INSEMINACIÓN DE LOS OVOCITOS. Una vez obtenidos los ovocitos y tras unas horas, se decumulan (eliminación de las células de la granulosa que los rodean). Una vez decumulados se microinyectan (ICSI) o se inseminan(FIV convencional) con los espermatozoides de la pareja.

 

                                                       

FIV CONVENCIONAL
                                 ICSI

4.     CULTIVO EMBRIONARIO: el día siguiente a la inseminación o microinyección se comprueba si ha habido fecundación y si ésta ha sido correcta. Los correctamente fecundados se mantendrán en un medio de cultivo que le aportará los nutrientes necesarios para su posterior desarrollo.  Los embriones serán observados a diario, comprobando su correcta división y su cinética de crecimiento, detectando los que se vayan bloqueando y descartándolos por no ser embriones evolutivos.  El tercer día, como norma general serán clasificados según unos parámetros establecidos por ASEBIR (Asociación Española para el estudio de la Biología Reproductiva)

 

5.     TRANSFERENCIA EMBRIONARIA: una vez determinados el número de embriones y escogidos los mejores de la cohorte se procede a su transferencia al útero materno. Este proceso es totalmente indoloro, se realiza en quirófano por la proximidad al laboratorio pero la paciente podrá seguir todo el procedimiento gracias a la visualización de sus embriones y al seguimiento ecográfico. Se trata de la colocación de un catéter muy fino vía vaginal, la embrióloga cargará en un catéter especial  los embriones y se encarga de depositarlos en el interior del útero.  Las cánulas se retirar delicadamente y se comprueban en el laboratorio. Posteriormente la paciente mantendrá un reposo de 60-90 minutos en la clínica siendo dada de alta después y recomendándose reposo absoluto en las siguientes 24 horas.

Mantendrá un tratamiento con progesterona vaginal para suplementar la fase lútea y ayudar a la implantación del embrión hasta el test de embarazo.

La ley española de reproducción asistida permite la transferencia de hasta 3 embriones, aunque en nuestro centro el máximo de embriones a transferir no será nunca más de dos; por el incremento de posibilidades de gestaciones mútiples.

6.     VITRIFICACIÓN EMBRIONES: en caso de disponer de embriones sobrantes de buena calidad, se procederá a su congelación mediante una técnica llamada vitrificación. Ésta consiste en congelación rápida del embrión, siendo ésta segura para el embrión y consiguiéndose unas tasas de embarazo posteriores muy similares a las que se obtienen en fresco. Los embriones vitrificados, se guardan en bancos de nitrógeno líquido especiales para embriones.

7.     TEST DE EMBARAZO: dos semanas después de la transferencia  la paciente se realizará una analítica sanguínea (beta-HCG) para confirmar si se ha conseguido embarazo; en caso de ser positivo seguirá  el tratamiento con progesterona y se le realizará una ecografía dos semanas después para comprobar la viabilidad de la gestación.

Resultados

Los porcentajes de éxito variarán dependiendo de cada paciente, sobretodo dependerá de la edad d la mujer que se somete a tratamiento. El éxito de la técnica ronda el 40-45% por ciclo.

Riesgos

·         Síndrome de hiperestimulación ovárica sobretodo en mujeres jóvenes y síndrome de ovario poliquístico.

  • Embarazo múltiple (alrededor del 20%) aunque éste dependerá del número de embriones transferidos.
  • Abortos naturales (dependerá de la edad de la paciente y no de la técnica aplicada, presentan el mismo riesgo que con reproducción natural)
  • Embarazo extrauterino (alrededor del 1%)
  • Problemas psicológicos dados por el fracaso.

 

Comparte

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. ACEPTAR